domingo, 7 de diciembre de 2008

Aldaera... 2da Parte.

Entonces despues de mucho buscar, por fin pude dar con ella, con Aldaera, despues de la presentacion en la cueva, me pidio acompañarla a una habitacion a parte, en el cual se sento frente a mi y empezo a contarme lo ocurrido despues del ataque donde nos obligaron a separarnos, Maestro dijo ella... " la verdad ha sido dificil poder subsistir así durante tanto tiempo; en el momento en que incendiaron nuestro hogar, y que fuimos capturados, fui llevada a un obscuro lugar dentro de una iglesia, y lo supe por que escuche las voces extrañas que me llevaban encadenada se preguntaban si no me pasaria nada al entrar ahí por ser un ser nocturno a lo cual se sorprendieron mucho despues que entramos ya que yo seguia con la cara tapada y encadenada, aquellos infelises me arrastraban amarrada tras ellos como se arrastra a un cadaver con colera o lepra para no ser infectados o tener contacto alguno con dicho cuerpo y asi fue como me condujeron a aquel humedo y obscuro calabozo en las catacumbas de dicho edificio,
sin embargo estuve ahi durante un año en el cual cada día me preguntaba que habia pasado con ustedes, que habia sido de todos, una terrible agonia me recorria la piel por lo que pude darme cuenta, desde ese momento a mi escape con los demas, supe que era una celda reducida, donde no podiamos estirar si quiera los pies, y mucho menos poder levantarse, estabamos uno por cada celda, se escuchaban muchos lamentos y al transcurrir de las horas sin si quiera luz artificial o alimento la desesperacion se hacia mas evidente, ademas que aquel sonido del caminar y chillar de ratas y bichos rastreros que rondaban mi reducida estancia; la poca luz que llegue a observar era de las antorchas dirigiendose a mi para pasarme a otra parte de las catacumbas, en las cuales extraian mi sangre en algunas ocaciones y en otras intentaban inyectarme sustancias que no conosco esto paso cada cierto tiempo durante todo un año; a pesar del oido agudo que tenemos, no me habia percatado que en aquel lugar habia al menos otros 3 vampiros llevados como yo a la fuerza,
creí hasta aquel entonces que eran solo humanos que fueron esclavos de la inquisición y que no habian dejado aun en libertad; sin embargo me percate de ello ya que en una ocacion al estar llorando por mi desdicha y mi futuro incierto, al costado de mi celda paso uno de aquellos que nos capturaron llevando con una correa a un vampiro de mediana estatura y de aspecto viejo y desnutrido como aquel al que has seguido hasta aqui; sin embargo no supe que era uno de nosotros hasta que se resistio a donde lo llevaban solo para decirme que no deberiamos rendirnos que pronto estariamos libres y mostrando sus colmillos, fue entonces cuando me decidí a no morir como otros que ya se habian rendido al sueño eterno a causa de los experimentos que hacian aquellos humanos;
durante mucho tiempo estuve observando, pensando en la forma de que pudieramos escapar sin embargo no podia encontrar una solucion; asi que decidi hacerlo a la fuerza; mostrar la fuerza que caracterizo a nuestro clan, la fuerza de koramis y de usted mi señor; asi que a muy pesar del desagrado que me daba saciar mi sed de sangre con ratas le pedi a los demas presos que estuvieran junto a mi celda que las auyentaran en direccion a la mia para asi poder satisfacer mi sed y poder recuperar fuerza y asi lo hice, hasta que una semana despues por fin me sentia un poco mas fuerte, con vida y ubiera continuado con mi plan si no es que antes que se cumpliera el año que estuve encerrada ahí, se disponian a experimentar de nuevo con mi sangre, a lo cual fingí estar semiconciente, sin poder levantarme, asi ellos no tuvieron opcion alguna que cargarme hasta el lugar donde se disponian a realizar sus perversos planes, y resulto, uno de ellos le dijo al que llevababa la bata que despues de esa noche me quemarian ya que no les servia al estar en semejante estado ya que pronto moriria por no ingerir sangre;
sin embargo ellos ignoraban el hecho de que me alimente de ratas y mientras uno se disponia a amarrarme en aquella mesa de marmol como era su costumbre el otro le dijo que si yo no podia si quiera ponerme en pie no habia problema, se fue, sospecho que a seguir haciendo guardia, y asi que segui fingiendo primero tomaron un poco mas de mis sangre y en el momento que se disponian a inyectarme otro tipo de sustancia, fue cuando me avalance al humano de la bata que era el mas robusto, ingiriendo su sangre como si fuera la primera vez hasta dejarlo practicamente vacio; y al segundo no le di tiempo de avisar a nadie ya que su destino fue el mismo; asi que tome las llaves de las celdas y deje salir a los humanos primero advirtiendolos que esperaran a mi señal para salir en masa y no dar tiempo a que nos capturaran, despues liberé a los nuestros que en aquel momento eran tres los demás habian sido ya exterminados; así que como pudimos rompimos sillas, tomamos agujas entre todo lo que pudiera servir como arma y mi señal mi señor fue clara, atacar directamente al cuello o a los ojos; y asi lo hicimos, los humanos mas debiles se quedaron al final, y fue cuando entre abri la puerta y me di cuenta que habia al rededor de cuatro guardias, asi que entre los cuatro vampiros que eramos saciamos nuestra sed con ellos, no nos fue dificil acabarlos, sin embargo algunos humanos estaban a punto de desfallecer por la falta de alimento asi que los dejamos un poco atras y los que todavia tenian fuerza nos siguieron, el atrio de la iglesia se encontraba vacio tuvimos suerte, ya que acababa de anochecer, sin embargo las puertas se encontraban custodiadas por algunos guardias mas con los cuales tambien nos alimentamos; asi que al salir de aquel lugar nos dirigimos a las faldas de la montaña para escondernos y ahí muchos de los humanos ya no podian ponerse en pie, se encontraban en extremo cansados y otros no tenian a donde ir sin embargo en lugar de asustarse por saber lo que eramos nosotros nos vieron con respeto, muchos de ellos habian pasado años enteros en aquella prision eclesiastica y no sabian nada de su familia o no la tenian, asi que les ofrecí que nos siguieran, la mayoria acepto sin embargo algunos murieron tiempo despues y otros poco a poco fueron convertidos en lo que son ahora, aunque no han podido recuperar su juventud como en el caso de Israel que fue de los prisioneros que estuvo en aquellas catacumbas encerrado junto con nosotros y al cual has visto al llegar aqui como un muerto vivo decrepito y viejo; y es asi que desde entonces mi señor hemos tratado de investigar y rescatar a aquellos que fueron capturados como lo fuimos nosotros, pero... hay dias que no nos es posible salir a cazar, ya que todavia buscan a los que escaparon sin embargo muchos de los humanos que convertimos tenian casas lujosas o bellas poseciones que aun permanecian intactas por lo cual al encontrar esta cueva hemos decidido que sea nuestro nuevo hogar, y yo fui la escojida por ellos para estar al mando y guiarlos hacia ... una si se puede decir asi... -vida mejor- ". Al terminar con su relato Aldaera comenzo a llorar se tiro al suelo incada y se apoyo en mi regazo diciendome que estaba feliz de saber que Koramis y yo nos encontrabamos a salvo y de la nueva habilidad de ella de poder soportar la luz del sol; le pedí por logica que regresara conmigo para encontrarse con Koramis, sin embargo no quiso dejar a su prole y ellos no querian que se fuera, eran vampiros por asi decirlo sencillos, seres con poca fuerza que se dedicaban a cazar animales, mas que a humanos, y que no contaban con la inteligencia o astucia de ella, sin embargo me vieron como su Lord el tiempo que estuve ahí esa noche salí a cazar con Aldaera como no lo habia hecho ya en mucho tiempo, y despidiendome la tarde siguiente para regresar al lado de Koramis ya que me preocupaba dejarla sola, aunque ella sea muy fuerte... esperame Koramis...

1 comentario:

+][- †. Freya .† -][+ dijo...

Hola!! me encanta la historia como lo dije =). Espero continuen con ella y con lo existencial en lso vampiros que me encantan y tambien les dedico mi blog a ellos.

un abrazo, Freya.